jueves, 12 de marzo de 2009

¿Qué es la educación privada? - Fundamentos

Educación privada. Una opción de libertad para todos

En 2004, con motivo de celebrar la primera década de vida del Instituto Manuel Dorrrego (hace ya 5 años!), recuerdo haber dirigido unas palabras a los concurrentes tratando de un modo simple, llano, definir nuestro entender sobre el rol que cumple la educación privada dentro del sistema educativo de un país democrático.

Pasados estos cinco años, busco en el rincón de los recuerdos estas conceptos pues siento que aún seguimos debatiendo ideas del pasado basados en prejuicios absolutamente destructivos para una sociedad.

Me refiero a la profunda crisis del sector educativo, 4 modelos estructuralmente diferentes en solo 15 años para articular la educación primaria y secundaria hablan por si mismos y en medio de la confusión existen sectores ideológicamente interesados que buscan simplificar la visión, pretendiendo que la opción privada es una "alternativa" de las clases acomodadas y no una auténtica opción de libertad de elección de las familias.

Decíamos hace cinco años:

"No me resulta sencillo resumir todo lo que para uno significa haber tenido la dicha y la fortuna de fundar un establecimiento educativo, en el mismo lugar donde uno se crió, se educó, donde uno pasó su niñez y en donde uno se hizo hombre.

Buscando las palabras mas sencillas que sinteticen todos estos sentimientos, recojo dos que tal vez expresen en forma breve mis emociones: TRANSCENDENCIA Y LIBERTAD.

TRASCENDENCIA porque creo que una de las mayores aspiraciones de una persona en la vida es realizar actos que dejen algún tipo de marca o recuerdo en los demás, que perduren en el tiempo y que hayan servido a enriquecer espíritus. Y quiso la Divina Providencia regalarnos con esta dicha de haber fundado este Colegio, que ruego a Dios siga sirviendo a nuestra comunidad por muchos años, aún cuando nosotros seamos, con mucha suerte, solo memoria.

LIBERTAD, porque estoy convencido que hay pocas ocasiones en la vida en que uno sea más libre que en momento de enseñar o de aprender.

No es casual que nuestra Constitución Nacional consagre estos derechos de enseñar y aprender en su artículo mas bello y sentido, el artículo 14. El corazón de nuestros derechos como ciudadanos libres.

Es en mi entender la Educación Pública de Gestión Privada una de las herramientas más hermosas para el ejercicio de este derecho y esta libertad.

Muchas veces oímos hablar de educación privada y muchas tantas se simplifica su importancia asociándola tan solo a la formación de niños en un culto religioso en particular.
En otros casos, producto de un enorme desconocimiento o incluso de la mala intención se entiende por educación privada un espacio reservado a una elite económica o de poder.

Creo que nada más lejos de esto último.

La Educación Pública de Gestión Privada consagra el derecho de TODAS las familias a elegir, a optar por el modelo, por el proyecto educativo y por la institución en que formarán a sus hijos. Y es el ejercicio de esta opción uno de los más profundos actos de libertad, pues en esta decisión esta comprometida la formación del bien más preciado que nos regala la vida: nuestros hijos.

Pobre de la sociedad que carezca de este derecho de elección, pues se encaminará seguramente a alguna forma de totalitarismo.

La Educación Pública de Gestión Privada nos permite optar por lo que deseamos para nuestros hijos: una educación religiosa o laica, orientada al deporte o a la tecnología, por una educación con ojos cientificistas o humanistas, o cualquier otra alternativa que en un acto de libertad y responsabilidad los establecimientos educativos ofrezcan a su comunidad.

Estamos convencidos como educadores, como argentinos, que precisamente la educación es el valor fundamental de un Pueblo que le posibilita el acceso al ejercicio pleno de sus derechos, que le garantiza la igualdad de oportunidades, la justicia y fundamentalmente la VERDAD.

Es así que en este marco conceptual el derecho de elegir por que tipo de educación recibirán nuestros niños y jóvenes debe ser absolutamente democrático y accesible a todos los estratos de nuestra sociedad. A los más ricos y a los más pobres.

Si como verdaderos cristianos, nuestra opción preferencial está del lado de los más desamparados, debemos comprometernos para que este derecho sea plenamente garantizado y protegido por el Estado y toda la sociedad para construir un futuro más justo, con mayor igualdad, y fundado en la VERDAD a la que se accede con el conocimiento.

Afortunadamente, en la Argentina de estos últimos años se ha dado un nuevo fenómeno que ha sido la irrupción en el sector educativo de una importante cantidad de emprendimientos escolares de gestión privada, que brindan sus servicios en barrios humildes de trabajadores, de clase media, clase media baja y aún en barrios pobres y periféricos.

Son estos establecimientos, desde mi modesto punto de vista, quienes día a día aportan su trabajo para garantizar esa LIBERTAD de educar con variedad de opciones.

Humildemente nos sentimos protagonistas de esto desde nuestro Instituto Manuel Dorrego al brindar una opción ética, profesional y comprometida a nuestra comunidad.

Tal vez diez años, una década, no sean mucho tiempo en la historia de un país, pero si creemos que ha sido un tiempo importante y significativo para nuestra comunidad educativa, para nuestro Barrio Obligado, y para nuestros corazones y los de aquellos que nos acompañaron con ese hermoso regalo que es la confianza que nos depositaron al habernos elegido como la ESCUELA DE SUS HIJOS.

A todos ellos mi más eterno y profundo agradecimiento como así también a todos los que nos apoyaron y alentaron a transformar lo que hace poco más de una década era solamente un sueño y hoy es una realidad que una de las mas bellas de las palabras de la lengua castellana llama ESCUELA."


Recordar estas palabras me hacen reforzar mi profunda convicción que la libertad de enseñar y aprender son la mejor prevención contra cualquier forma de tiranía.


Lic. Marcelo Cabrera

No hay comentarios: